Contar con una buena instalación eléctrica en el hogar es esencial para poder desarrollar nuestra vida tranquilamente. ¿Y qué es una “buena” instalación eléctrica? Pues  es aquel tipo de instalación que se ha efectuado de acuerdo con todas las normativas vigentes en el momento de la obra, a la vez que una instalación en condiciones es aquella que aguanta bien el paso del tiempo, aquella que no se deteriora ocasionando problemas de seguridad.

Enchifes simon

A diferencia de otras reparaciones del hogar, una reparación de instalación eléctrica no puede esperar. Nadie puede arriesgarse a que salten chispas de un enchufe, a que un cable no haga contacto… todas esas pequeñas cosas que conocemos. Porque en realidad no son pequeñas cosas. Cuando se trata de electricidad todo pequeño detalle cuenta, ya que podría convertirse en un problema mayor. Y por supuesto nadie quiere exponerse a que una pequeña chispa salte mientras estamos en el trabajo y que la sorpresa que nos encontremos a la vuelta no sea nada agradable. Por todo ello es conveniente asegurarse de que la instalación eléctrica está en perfectas condiciones y que está todo según lo previsto.

Normativas y materiales

SI algo ocurre con las viviendas es que las normativas se van renovando. Cada cierto tiempo los consistorios o las directrices europeas establecen nuevos parámetros de seguridad que indican en qué condiciones debe encontrarse un hogar para ser considerado “seguro”. Eso incluye desde las instalaciones de agua a la ventilación requerida para los calentadores hasta las instalaciones eléctricas. De tanto en tanto es conveniente revisar la instalación eléctrica, para asegurarse de que todo está según lo previsto y que la instalación no representa peligro alguno para los habitantes del hogar. Por otra parte si se detecta que conviene proceder a una reforma de la instalación eléctrica es el momento perfecto para adecuarse a las nuevas normativas aprobadas, que garantizan los máximos estándares de seguridad. De hecho es que no existe otra forma de hacerlo: de acuerdo con la normativa, siempre, por seguridad.

Lo que también debe tenerse en cuenta es que para instalar o reparar una instalación eléctrica no se pueden utilizar unos materiales cualesquiera. Hay que tener en mente que sólo deben usarse las herramientas idóneas para cada caso y que conviene confiar en los fabricantes de referencia, como Simon, para tener los mejores materiales del mercado. Al fin y al cabo la instalación eléctrica es uno de los elementos más importantes en cada hogar e, igual que con la normativa, hay que procurar aliarse con los más elevados estándares de calidad para que los beneficiados sean los habitantes de las viviendas en los que se realizan los trabajos